¡Cantad, reíd!

pexels-photo-30763

El canto del cuco marca las horas

y el de las bombas… la muerte.

Reíd bajo el olor fétido de la peste

bajo el olor de los niños al descomponerse,

cantad por el camino alegre de los inocentes,

reíd por la mortal angustia de los que no pueden

soportar la lucha y ver caer la gente,

cantad para que no escuchéis

los gritos exhaustos de los que de hambre mueren,

reíd al contemplar los cuerpos inertes

de las que un día fueron hermosas mujeres…

¡Cantad, reíd, cantad, reíd!

porque al sufrimiento… ¿La risa detiene?

porque al reír… ¿La muerte no nos viene?

¡Despiadados sois con vuestra propia mente!

porque al reír… ¡el sufrimiento viene!

porque al cantar… ¡la muerte no se detiene!

¿Por qué seguir fingiendo parecer indiferente

si hasta las piedras padecen el sufrimiento y la muerte?.

La piedra que no la flor,

que siendo la piedra… piedra

tiene mejor corazón

que las flores que en su tallo

sólo recogen rencor.

Sentid, pero al sentir

meditad que hay niños que desconocen

la hermosura de la risa y la belleza de un cante…

que la piedra, siendo piedra, tiene mejor el semblante

que la flor entre la cual brotan semillas de sangre,

sangre de los inocentes,

sangre que tan sólo vale

para que canten y rían

los que no tienen bastante

y que sedientos de… ¡Nada!

la nada buscan en… ¡Balde!.

Jóse Saroa

Autor: jsaroa

Poesía y Bellas Artes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s