Y te has ido

Prisioneras quedaron en mis torpes dedos

las lágrimas que entonces de tus ojos salieron.

Y te has ido…

en el vacío del tiempo queda el olvido.

Y te recuerdo…

busco tu olor como un mendigo hambriento.

Y te deseo…

como el clavel la rosa,

como el río a la mar en que desfoga su celo.

Y te quiero…

como la soledad quiere al silencio,

como el rocío quiere a la aurora naciendo.

Y te has ido…

mas yo te espero,

como la tierra espera al fruto nuevo…

¡Amada mía!

Aquí me quedo

en la esquina eterna de nuestra calle en el pueblo,

con el ramo de flores que cogí en secreto

de un enorme prado que vi en el sendero.

Y te has ido…

¡Ahora lo entiendo!

Tus ojos entonces vieron el momento,

miraron los míos y… ¡Estaban secos!

y… ¡Estaban ciegos!.

¡Cariño mío!

Llorando te espero

en la esquina eterna de nuestra calle del pueblo,

con el ramo de flores que cogí en secreto…

Jóse Saroa

Autor: jsaroa

Poesía y Bellas Artes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s