Sin armadura

La armadura de Quijote
yo la quise hoy probar
y en la tierra los gigantes
no me dejaron andar.
Con el penacho no ví,
con los guantes no palpé,
las espuelas no calcé,
lanza en ristre no tomé
total… ¡Para qué!.
El escudo lo dejé
que tantos hoyos
tenía que parecía un gruyere…
¿Con el resto?… ¡Ni lo sé!.
Total que desnudo fui,
por el camino caí
y luego me levanté,
la cabeza yo giré
y las estrellas gocé,
mis manos estaban frías
con fuego las calenté,
mis pies ya no erán sostén…
tan destrozado quedé
cuando el camino acabé
que el pobre de Sancho dijo:
“Vivid, señor, pero al tiempo
dad descanso a vuestros sueños,
a la realidad cordura,
a vuestro cuerpo sustento,
a vuestro cansancio lecho.
Luego si querer quereis
¡Soltad vuestras amarguras!
y a Dulcinea, de mi parte,
deis por favor mis recuerdos.”

Jóse Saroa

Autor: jsaroa

Poesía y Bellas Artes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s